NOTICIAS DE LA REVISTA MOCHA

Hace unos meses fue publicado el último número de la revista Mocha. En ese número encontraran un excelente cuento del escritor César Valdebenito. La deliciosa entrega nos deleita con el aroma de la más incisiva pluma de la actualidad en Chile y Latioamerica.

Marisol Montero

Correxponsal de revista de literatura

Anuncios

EN CHILE SIGUEN PASANDO COSAS

ODISEA DE UNA ENTREVISTA

Estaba la grabadora
Estaba el ánimo
Estaban los pasajes…

RAÚL ZURITA dice que las preguntas son magníficas para él. Valdebenito dice que va a ir a Santiago y que hablará con él sobre la posibilidad de retocar algunas.

ONCE DÍAS DESPUÉS

RAÚL ZURITA dice que ahora se siente mucho mejor con el set de preguntas, que es realmente una buena entrevista, pero que su problema es que no puede darla durante los siete meses que vienen porque ha firmado la exclusividad con un diario de alta circulación nacional por la cual le van a pagar y, además, necesita esa plata.

AL DÍA SIGUIENTE

VALDEBENITO llama a Isabel Allende. No contesta. Valdebenito habla con el agente de Isabel Allende, que le dice que no está interesado en la entrevista y que no quiere hablar del tema.

EL MISMO DÍA

VALDEBENITO habla con Antonio Skármeta, le dice que le va ha enviar por fax la entrevista. Hablan sobre un nuevo e interesante enfoque, sobre el listado de preguntas, sobre omitir una o dos y, agregar nuevas.

MÁS ADELANTE

SKÁRMETA ha leído las preguntas de la entrevista y habla durante horas sobre lo fantástico que son, habla del enfoque y de una nueva perspectiva, pero acaba dándose cuenta que no podría hacerlo porque no soportaría pasar tantas horas delante de una grabadora. Recuerda cuan enfermo estuvo después de dar la última a la televisión española. De lo caluroso que estuvo el tiempo en aquella ciudad, de lo frustrante de la vida y demás.

Valdebenito habla con un amigo íntimo de Zurita y le pide que le ofrezca la entrevista, que sería sólo para un año más.

El amigo íntimo dice que Zurita dice que lo hará, pero que quiere cobrar lo mismo que para la exclusiva del diario capitalino, trescientos mil pesos (que estos dias han sido muy estresante), que le gustaría no cobrarnos pero que piensa que de todas formas nuestra publicación lo va a recuperar con las ventas. Dice que ante esa perspectiva estemos optimistas.

Valdebenito ríe

Valdebenito llama a Marcela Serrano. Le ofrece la entrevista con un pago de ciento cincuenta mil pesos que pagara la federación de estudiantes

El agente de Marcela responde que quiere seiscientos mil pesos y con opción a revisarla después de transcrita. Valdebenito le pide tiempo para pensarlo.

Valdebenito vuelve a ofrecerle ciento cincuenta mil pesos y con la opción a revisarla.

Marcela rechaza la oferta; pero dice que le interesa y que podría hacer una excepción de todas formas porque cree que es bueno que los jóvenes tengan estas inquietudes, pero que al otro día viaja a México y no quiere tener nada más en la cabeza y que su familia le exige cierta responsabilidad.

Valdebenito ofrece la entrevista a Vargas Llosa que estará de vacaciones, por unos días, en el sur de Chile. Su agente la rechaza de parte de Vargas Llosa, porque entraría en conflicto con el proyecto actual del escritor.

Valdebenito desvergonzadamente llama a Gonzalo Rojas, que finalmente a leído las preguntas y piensa que son magnificas. Le gustan especialmente algunas, pero no puede considerar contestarla porque tiene la agenda apretada y necesita darse un respiro.

Valdebenito cancela la oferta a Raúl Zurita

Valdebenito queda en ascuas

Valdebenito se desdice ante Zurita e insiste.

A Zurita le interesa y queda de responder. Zurita es puesto sobre aviso que fue puteado por Valdebenito en una entrevista, pero pasan los días y nada dice.

Valdebenito le ofrece los ciento cincuenta mil pesos al agente de Vargas Llosa por algunas respuestas para el diario.

Valdebenito llama a María Nieves Alonso la directora de extensión de la universidad de Concepción para que le dé una lista de escritores que daría una entrevista totalmente gratuita.

El agente de Vargas Llosa a devuelto la llamada. Ha rechazado la oferta.

Valdebenito acaba de regresar a su casa. Ha hablado con Skármeta sobre la posibilidad de reconsiderar la entrevista y de retocar algunas preguntas para él. Valdebenito le dice que necesita una respuesta antes de seguir llamando a cuanto escritor se le cruza en la guía telefónica, porque se acerca la fecha de impresión. Skármeta responde que no puede comprometerse. Valdebenito le dice; “créeme, juntos podemos hacer que sea fantástico.” Finalmente, Skármeta esta a punto de darle la patada en el poto. Valdebenito se anticipa y le cuelga.

Valdebenito se siente frustrado. Agarra todos sus libros del escritorio y los lanza por la ventana. La ex polola recoge trozos del patio. Todos se han roto.

Valdebenito decide hacer pública toda esta mierda, asumiendo los costos. Posible querella y contra querella onda Pasalaqua. Difamación y desprestigio de los mencionados.

CÉSAR VALDEBENITO

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!